Páginas

Historia de dos ciudades - Charles Dickens

lunes, 16 de septiembre de 2013

"Historia de dos ciudades" comienza con la llegada de un caballero británico a la ciudad de París en busca de un doctor que ha permanecido prisionero durante muchos años por una falsa acusación con la intención de reunirlo con su hija Lucía.
Pero los años de cautiverio han dejado una profunda huella en él y sólo el amor y dedicación de su hija consiguen sacarlo del estado catatónico en el que se halla.
Lucía y su padre se ven obligados a testificar en un juicio dónde conocen a Carlos Darnay.
Carlos y Lucía se enamoran y deciden contraer matrimonio. El día antes de la boda Carlos confiesa al doctor un terrible secreto, su nombre es falso y en realidad desciende de la cruel familia que le encerró en el pasado durante tantos años en la prisión de la Bastilla.
A pesar de saber la verdad, el doctor reconoce en Carlos la bondad y sabe del sincero afecto que siente por su hija, por ello decide seguir adelante con la boda.
La familia vive feliz en Londres,  lugar de paz. Pero en Francia y más concretamente en París la situación está a punto de descontrolarse, se adivina una pronta revolución. Y Carlos es llamado por un antiguo criado de su familia que le ha sido siempre leal, su vida corre peligro y suplica a su patrón que acuda en su ayuda.
Es entonces cuando Carlos decide regresar a su ciudad natal dejando a su familia en Londres.
Pero la situación es peor de lo que pensaba y rápidamente es encarcelado.
Carlos es condenado a muerte y el día que debe morir un hombre se cuela en su celda. 
Este hombre es Carton, un abogado alcohólico que ha arruinado su vida. Carton siempre estuvo enamorado de Lucía y antes de que se casara le hizo la promesa de dar su vida si fuese necesario a cambio de la de ella o de alguien a quién amara.
Por eso decide ocupar el lugar de Carlos y salvarlo.
El argumento es quizás un poco confuso.  La trama se desarrolla siempre entre Londres y París siendo comparadas ambas ciudades en todo momento. 
Se muestra el lado salvaje de la revolución francesa, la crueldad que el pueblo empleaba y su deseo de sangre y venganza por tantos años de represión y abuso.
A pesar del triste final,  la ejecución de Carton en la guillotina,  la novela no deja un mal sabor de boca. No muestra la muerte como el final puesto que Carton puede ver la vida que viven aquellas personas a las que ha salvado y puede sentir el profundo amor que sienten por él durante toda su vida.
El lenguaje que Dickens emplea en "Historia de dos ciudades" es sencillo y fácil de comprender y la historia no se hace pesada a pesar de ser larga.