Páginas

Cecilia Ahern - Donde termina el Arco Iris

sábado, 29 de junio de 2013

Lo más novedoso de ésta novela es la forma en que está escrita.
Explica la historia de Rosie, su vida, a través de las notas, cartas,
e-mails y postales que ha escrito y recibido a lo largo de su vida.
Es una historia de amor algo particular, un amor no aceptado y no confesado.
Rosie es una mujer luchadora, cuyo prematuro embarazo cambia de forma radical el curso de su vida y termina con sus sueños.

A través de sus e-mails vemos cómo afronta la vida, cómo cría sola a su hija, cómo recupera sus sueños, cómo se casa y descubre la infidelidad de su esposo y cómo no es capaz de reconocer sus sentimientos por su mejor amigo, con quién a pesar de la distancia jamás pierde el contacto.

Es una historia de superación y lucha por salir adelante. Me ha gustado porque Rosie consigue ser feliz y finalmente ella y su mejor amigo, Alex, terminan juntos.
Sin embargo tardan 40 años en aceptar lo que sienten y estar juntos, y me parece muy exagerado y una gran pérdida de tiempo.

Nuestra protagonista es una chica divertida y optimista, y ''Donde termina el Arco Iris'', a pesar de ser una historia de amor, no tiene pasajes románticos empalagosos y cursis, cosa que hace que su lectura no se haga pesada. Aunque algunos e-mails de la protagonista se hacen eternos.

No es una novela que se recuerde por haber resultado increíblemente entretenida, sirve para pasar el rato, pero no deja huella.

Cuando el destino de dos personas es estar juntas, terminarán por encontrarse. Sentir ciertos silencios y saber identificarlos puede ahorrarnos muchos dolores de cabeza.


Chuck Palahniuk - Fantasmas

domingo, 23 de junio de 2013

Con ''Fantasmas'' tenía grandes expectativas. Se trata del libro favorito de una persona muy querida para mi, por tanto lo leía predispuesta a que me gustara.

Debo reconocer que se trata de una novela sorprendente y bastante inquietante. No obstante creo que hay que estar preparado para leer ''Fantasmas''.

La novela narra la historia de un grupo de escritores aficionados que se unen a un retiro temporal. Durante 3 meses estarán apartados del mundo, lejos de cualquier distracción para que puedan escribir su obra maestra, el libro que los catapultará a la fama.
El lugar no es exactamente lo que esperaban encontrar, tratándose de un teatro abandonado donde estarán encerrados sin ver la luz del día. No obstante, el lugar dispone de comida suficiente, de agua, luz, electricidad, calefacción y todas aquellas comodidades que puedan necesitar.
Son los propios protagonistas los que convierten el lugar en un infierno destruyendo cualquier comodidad con la intención de demonizar al hombre que los ha llevado allí.

Cada personaje tiene sus propios demonios y escapa de sus propios fantasmas. Se intercalan sus historias con el presente dentro del teatro, mostrando así los oscuros secretos que guardan.

Las historias están repletas de horror y crímenes, narradas tan detalladamente que el lector puede escuchar, sentir e incluso oler aquello que sucede.
Historias repulsivas que te llevan siempre al constante debate de seguir leyendo o dejar el libro de lado. Y realmente hay relatos en que dejar el libro se hace necesario para poder reponerte.

Los protagonistas muestran lo peor del ser humano, resulta imposible encariñarse o simplemente compadecerse de ellos. Llevan al extremo los peores defectos.
Resulta duro leer ''Fantasmas'' por su crudeza, su realismo y sobretodo por lo difícil que puede resultar descubrir en uno mismo alguno de los defectos que la novela refleja.

Quizá la historia que más me ha impresionado ha sido la del señor Whittier, un adolescente que se muere de viejo, abandonado por su familia y que se dedica a engañar a las mujeres que visitan las residencias de ancianos como voluntarias para acostarse con ellas.
Aunque también encontramos historias sorprendentes cómo la de una reflexoputa o un matrimonio con mucho dinero que sólo encuentra placer en hacerse pasar por mendigos.

Altamente recomendable siempre que se esté preparado para leerlo.

Al ser humano le gusta el drama, le gusta sentirse miserable y que el resto de personas se compadezcan de ellos. Nadie escapa, en mayor en menor grado, no hay excepciones. Los seres humanos que quieran ser felices tienen que conseguir terminar con esa norma.