Páginas

Cosas raras que se oyen en las librerías - Jen Campbell

sábado, 22 de octubre de 2016


Ficha técnica:

Título: Cosas raras que se oyen en las librerías
Autor: Jen Campbell
Editorial: Malpaso Ediciones
Número de páginas: 152

Sinopsis:

Este es un libro de anécdotas en el sentido más estricto del término. Cuando un cliente se acerca a una librería no siempre sabe qué quiere leer, y si lo sabe, no conoce exactamente el título del libro que busca, o el nombre del autor del libro... La oportunidad para el malentendido, la anécdota o el chiste está servida. Sin embargo, detrás de cualquier chiste se esconden verdades incuestionables, que en este caso tienen que ver con el 'despiste' de los clientes y la creciente incomprensión con respecto a esa pregunta tan antigua: «¿Qué es un libro?»



Éste es uno de esos libros que leemos para pasar el rato, que es entretenido y ameno. Y encima divertido. 
Nos cuentan diferentes anécdotas de libreros con clientes. Ocurrencias extrañas de gente que la verdad me han arrancado más de una carcajada.



Lo he leído en nada y la verdad es que lo recomiendo, no tiene desperdicio. Son varias librerías extranjeras... pero también algunas de España. Con que queda demostrado que gente rara hay en todos los países. 

Además el libro cuenta con pequeñas ilustraciones que representan la escena y que para mí han hecho que sea aún más gracioso.


La verdad es que no puedo decir mucho más porque no tiene un argumento, ni personajes, ni nada de eso. Pero me ha hecho mucha gracia.
Os lo recomiendo.

Diario de un zombie - Sergi Llauger

miércoles, 19 de octubre de 2016


Ficha técnica:

Título: Diario de un zombie
Autor: Sergi Llauger
Editorial: Dolmen
Número de páginas: 470

Sinopsis:

‘Diario de un Zombi’ nos transporta a una Barcelona post-apocalíptica enterrada bajo las cenizas de la devastación donde el ser humano se ha extinguido casi por completo. Una historia en la que los hechos están narrados desde una perspectiva muy peculiar, en la que el protagonista es un zombi, que por causas inicialmente desconocidas conservó su conciencia después de su transformación.



No he leído demasiado de Género Z, pero este es el segundo libro que leo donde el protagonista es un zombie. He leído más libros protagonizados por no-muertos que al revés xD Podría decirse que me parece original.

En nuestro caso tenemos a Erico, un zombie que no ha perdido su conciencia humana. Eso no quiere decir que no sienta el impulso de comer carne, simplemente es capaz de contenerse. Y éste curioso zombie vive nada más y nada menos que en la ciudad de Barcelona (punto a favor).

Pero la vida de zombie relajado que tiene Erico se ve trastocada con la llegada de una pequeña personita, Paula. Una niña. Humana y normal. 

Os podéis imaginar que entre ellos nace una relación ''curiosa''.

No quiero explicaros ni como se conocen ni que les lleva a quedarse juntos, es parte de la gracia.

Pero si puedo deciros que Erico me ha encantado. La historia nos la narra en primera persona y eso nos permite meternos en su pútrida cabeza, y no tiene desperdicio. Encontramos comentarios como estos:

Pero de nuevo debo reiterarme y recordaros que soy un zombie. El sexo despierta en mí la misma necesidad que la de untar de mantequilla una señal de tráfico.

Nuestro protagonista se toma con bastante humor y resignación el ser zombie, de hecho lo encuentra muy práctico.

Y naturalmente se encontrarán con problemas. Y no sólo zombies. La verdad es que muchas veces novelas como esta nos muestran la peor cara del ser humano. Hace cuestionarse quien es el monstruo realmente, a fin de cuentas, los zombies no piensan ni sienten.

La Barcelona post-apocalíptica me ha gustado y disgustado. Me gustó porque realmente siempre me ilusiona reconocer lugares por los que voy habitualmente en una novela, y me disgustó por imaginar mi amada ciudad destruida.

Si os gusta el género o queréis empezar con algo que no sea exageradamente angustioso... os lo recomiendo. Yo la verdad es que lo he disfrutado.

El arte de amargarse la vida - Paul Watzlawick

miércoles, 12 de octubre de 2016


Ficha técnica:

Título: El arte de amargarse la vida
Autor: Paul Watzlawick
Editorial: Herder
Número de páginas: 144

Sinopsis:

«Un hombre quiere colgar un cuadro. El clavo ya lo tiene, pero le falta un martillo. El vecino tiene uno. Así ,pues, nuestro hombre decide pedir al vecno que le preste el martillo. Pero le asalta una duda: ¿Qué? ¿Y si no quiere prestármelo? Ahora recuerdo que ayer me saludó algo distraído. Quizás tenía prisa. Pero quizás la prisa no era más que un pretexto, y el hombre abriga algo contra mí. ¿Qué puede ser? Yo no le he hecho nada; algo se habrá metido en la cabeza. Si alguien me pidiese prestada alguna herramienta, yo se la dejaría enseguida. ¿Por qué no ha de hacerlo él también? ¿Cómo puede uno negarse a hacer un favor tan sencillo a otro? Tipos como éste le amargan a uno la vida. Y luego todavía se imagina que dependo de él. Sólo porque tiene un martillo. Esto ya es el colmo. Así nuestro hombre sale precipitado a casa del vecino, toca el timbre, se abre la puerta y, antes de que el vecino tenga tiempo de decir:"buenos días", nuestro hombre le grita furioso:"¡Quédese usted con su martillo, so penco!".»La historia del martillo.



Estamos ante un ensayo de rápida lectura y de fragmentos interesantes.

El principio del ensayo es básico: Si no te amargas la vida, no puedes ser feliz.
Es decir, la felicidad es una utopía, algo que no se llega a alcanzar y sólo siendo desdichados y aceptando nuestra condición de desgraciados, podemos ser felices.

Naturalmente está escrito en clave de humor y se dedica a darnos los pasos que hay que seguir para llegar a amargarnos, y además va documentando el porque de cada cosa que nos pide que hagamos recurriendo a fragmentos de psicólogos, filósofos y otros profesionales de la mente.

A mí me ha gustado y lo he leído muy rápido. Me quedo además con la reflexión que hace al principio y que utiliza para justificar el hecho de que tiene razón.
Si miramos la literatura, siempre nos emocionan más aquellas novelas que llevan el sufrimiento por bandera. Aquellas donde sus protagonistas atraviesan un infierno y sufren. La felicidad no nos suele emocionar de la misma forma ni de lejos.

Sólo tenéis que mirar y decir que os toca más, ésto:



O ésto:



Y si analizamos los libros que nos suelen gustar veremos que es totalmente cierto.

No pienso que tengamos que amargarnos la vida para ser felices, ni buscar disputas con todo aquel que nos rodea. Pero debo admitir que si no hay conflictos siempre tiendo a pensar que algo va mal.
Porque el conflicto nace del inconformismo, y el ser inconformista no puede de ningún modo ser algo malo.